Música y Danza en el desierto

Musidanza - música y danza en el desierto

 

Cinco días de experiencias vivenciales, con la música y con la danza en pleno desierto dan mucho que pensar, mucho para recalibrar nuestras inercias.

Del 22 al 26 de julio, como ya os adelanté, estuve en DesertContactAlmería. Un encuentro en torno a la danza de contacto -contact improvisation-, y la música improvisada, absolutamente espectacular tanto por la gente que nos dimos cita, como por los profesores, y como no por el espacio. El pueblo se llamaba Lucainena de las Torres, en pleno desierto de Tabernas. Ya, ya sé, ¡qué calor! Pues no, había que taparse por las noches del fresquito.

Desde aquí mi más sincera enhorabuena a la organización que lo hizo fenomenal. Por la mañana empezábamos con 45 minutos de yoga, para estirar un poquito. Y justo después el desayuno. Aprovecho para darle la enhorabuena también a las cocineras, la comida estaba exquisita. El gazpacho de lechuga estaba increible.

Y empezamos con la tarea. Las mañanas estaban dedicadas a un intensivo con Marisa Brugarolas. Ya os he hablado de ella en otras ocasiones, porque he tenido la suerte de hacer un curso de danza integrada en Málaga, además de echarnos una mano con el primer espectáculo del Colectivo Musidanza. Marisa es toda una profesional, y más aún diría yo, toda una pedagoga. Nos llevó cada día poquito a poco, desde nuestras limitaciones a acariciar la técnica de la danza de contacto, pero sin olvidar la improvisación. Ya tenía yo ganas de saborear la técnica, tanta improvisación me daba poca seguridad, sobre todo cuando la ésta es tan relevante en la danza. Por fin me compré unas rodilleras. Ya era hora. La danza se vió acompañada del magnífico músico Jesús Asenjo, que nos acompañó en todo momento con sus improvisaciones. Una vez más la música y la danza son una bomba juntitas.

Las horas de calor malillas tras la siesta pasaban en una especie de haima con un espectacular dj, Jaime del Valle. Vaya musiquita, de las buenas y de las imposibles de conseguir. Después de relajarse, quien no reventara a bailar claro, los cursos de tarde. Cada día uno. Yo tuve la ocasión de conocer a Sebastián Gómez, que nos hizo explorar la danza desde la conciencia del esqueleto, Alfonso Ventura, que nos llevó por un camino divertido a unir la danza y la pintura, y a Vanessa Peña que con su propuesta de Contact Integrativo nos hizo conectar lo aprendido en la danza de contacto con nuestra propia vida.

Como véis la vida no para de abrirnos puertas para seguir explorando. Yo estoy feliz de saber que moriré sorprendiéndome. Espero transmitiros todo lo aprendido tan bien como pueda, por suerte tengo buenos maestros.

 

 

 

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>