Método

La música, la danza, la plástica y el lenguaje son nuestras herramientas “elementales”-básicas de trabajo. Tenemos que entender “elemental” no como algo simple sino como la raíz y la base desde donde empezar a construir a la persona. Para ello nos servimos principalmente del juego, la improvisación y el repertorio popular y del mundo haciendo de la persona un productor activo y no un receptor pasivo.

IMG_2612[1]

Desarrollamos:

  • La creatividad, con la que fomentamos la seguridad en nosotros mismos, y con ella el desarrollo de recursos para la resolución de problemas.
  • El trabajo en grupo que estimula la tolerancia y el respecto.
  • El valor terapéutico de la música y de la danza, que nos proporciona bienestar y actúa como elemento preventivo de enfermedades tanto psicológicas como físicas.